Carlos Barrabés

La duodécima jornada de la empresa familiar, organizada por la Universidad de Deusto de San Sebastián, contó hace unos meses con la presencia de Carlos Barrabés, uno de los pioneros en el comercio online en España. En 1996 la tienda de material de montaña Barrabés dio sus primeros pasos en la red, lo que convirtió a www.barrabes.com en uno de los referentes del comercio digital en el Estado por ser la primera en apostar por este nuevo canal de venta. En la actualidad dedica su tiempo a la tienda pero también a su faceta de consultor. Poder compartir con él unos minutos es todo un lujo y su experiencia, fraguada por años de experiencia, aportan una enriquecedora mirada sobre la imagen de España en el extranjero y lo que se puede mejorar.

–¿Qué es la innovación?

–Innovar es hacer algo que no hacías, aunque eso se queda un poco corto. Lo más importante es la segunda parte de la frase: para lo que necesitas formación. Si no tienes que formarte para introducir un proceso innovador es muy probable que no impacte. La clave fundamental es que tienes que incorporar nuevos conocimientos.

–¿Supondrá un valor añadido a la empresa?

–O a la persona. Cualquier cosa que hagas tiene que suponer un impacto. Da igual que seas una gasolinera y pongas un lavacoches, o que aprendas inglés. Si no impacta se convierte en una capa que no aporta valor y la innovación por definición debe aportarlo, es algo fundamental. Es fácil perderse en la ciencia y no entender que la innovación para las empresas es su aplicación, es tecnología. Esta muy bien estudiar el sol, pero alguien tiene que traducir eso en una aplicación concreta. Los dos son oficios importantes. La innovación para un empresario pasa por implementarla en herramienta que causen impacto.

–¿Cree que eso se llega a aplicar?

–En la concepción europea de la innovación existe un problema básico muy importante. El I+D se entiende como una herramienta para todos y eso no es así. No todo el mundo puede innovar en todo. Incluso, diría que hay cierta gente que no puede innovar en ciertas cosas porque para ello necesitas formación, lo que significa ser mejor, tener capacitación. Si mañana intentamos que todas las personas del País Vasco innoven en nanotecnología no lo conseguiremos, pero si somos capaces de seleccionar unos perfiles concretos que puedan innovar en este área, lo haremos. En el resto del mundo, hay zonas concretas que apuestan por un tema. Silicon Valley, por ejemplo, apuesta por la innovación en contenidos de internet.

–¿Se trata de especializarse en un área entonces?

–Lo que va a hacer que un lugar sea más interesante que otro es el talento que sea capaz de aglutinar, propio o importado, más la capacidad emprendedora y, todo esto, sobre una plataforma que debe proveer el propio territorio. La diferencia de los lugares realmente competitivos a nivel mundial es que tú, como talento, cuando llegas allí ves multiplicada tu capacidad. Y eso es porque hay una plataforma que lo hace posible. La persona más inteligente de Europa en fotónica tendrá un desarrollo mayor en el centro de la fotónica mundial que en Francia. Esto implica que los lugares tienen que apostar por algo y generar una plataforma interesante para un tipo de talento concreto. La prueba del algodón es si viene gente de fuera. Siempre digo que un lugar por cuyas calles no pasan chinos o indios no es muy interesante desde el punto de vista de la innovación. Lo que quiero decir con esto es que no eres capaz de atraer el talento.

–¿Recortes?

–Cuando la política en innovación es restrictiva hay que asegurarse que las cosas se hagan bien. Por eso no hay que sembrar sino plantar innovación. Hay que apalancarse en lo autóctono, no pretender hacer innovación aeroespacial. Ver qué hacemos bien, qué sabemos hacer, en qué podemos ser importantes a nivel mundial. Lo que hay que entender del mundo es que se mueve por redes, y que ellas no te dan nada, te devuelven. Eso significa que tú eres mucho más importante en la red cuanto más das. Por eso es muy importante no ser solo un centro receptor, sino ser también un centro emisor. Los lugares que más emiten tienden a ser zonas más interesantes y atraen más talento. Es un círculo virtuoso.

–¿Percepción de España fuera?

–Hace cinco años decía que la visión del mundo era muy clara, EE UU nos llamaban el balneario y los asiáticos el parque de atracciones. Antes de la crisis en muchos sitios del mundo tenían una visión de nosotros de un lugar no competitivo. Y es lo que hay. Dicho esto, hay cosas que distorsionaban esa visión como las grandes empresas. Es cierto que sí hay grandes valores y que practicamente que en cualquier universidad americana hay alguien de aquí a primer nivel.

–¿Qué ocurre con los emprendedores?

–La innovación sin emprendedores no sirve para nada porque alguien la tiene que aplicar. El gran cambio que se está consiguiendo en estos mometos es que los nuevos emprendedores tengan formación y capacidad para implementar la innovación. Si tienes emprendedores en biotecnología, que realmente han estudiado eso, tus posibilidaddes son mucho mayores que si son unos señores ricos que construyen y luego invierten en biotecnología.

–¿Todo se basa entonces en el conocimiento?

–Me gusta decir que esta es la era del conocimiento, cuya primera edad es el software. Es una herramienta que permiten aterrizar en el conocimiento. Esta es la grandeza de este momento. ¿Por qué cambió el mundo en la edad de bronce? Porque salieron unas herramientas llamadas espadas y se generaron ciudades. Las herramientas de software generan cambios sociológicos. No es lo mismo el mundo con internet que sin él; con un software que te permita diseñar la cocina de Ikea o no. Esto hace que estemos en un mundo en un cambio permanente y profundo en el tiempo, sostenido. Y no va a parar porque el conocimiento se genera en red y las nuevas herramientas son globales.

–¿Cuándo cree que saldremos de la crisis?

–En europa hasta que haya un modelo viable para las personas. La crisis acabaría muy rápido cogiendo el modelo americano o chino, si no cuentas con las personas es muy fácil acabar con esto. El problema es que aquí la persona tiene un valor especial y cualquier modelo que salga va a tener que contar con ellas, y sinceramente creo que se hará. Cómo se solucione la crisis en Europa definirá en gran medida los próximos años de la humanidad, porque es un referente moral para el mundo. De hecho, para muchos es un grano de arena en el ojo. Por eso no es tan fácil.

–Fue pionero en el comercio online, ¿cómo ha cambiado internet la forma de hacer negocio?

–Lo que ha hecho en definitiva la tecnología, no solo internet, es generar un mundo más grande y cambiar las formas de comunicarse. Las empresas utilizan la tecnología mucho más de lo que se creen.

–¿Qué se puede sacar de la crisis?

–La crisis pone el listón muy alto. A la empresa le está diciendo que tiene que ser más eficiente y más productivo, y al Estado que tiene que crear entornos de competitividad más ámplios. Esos son los tres mensajes de la crisis económica. Por supuesto, no se puede ser más productivo, eficiente y tener un entorno más competitivo si realmente no estamos hablando de entornos de innovación.

–Homo decissor.

–La capacidad fundamental de la tecnología es que pasa el poder a las personas de una manera determinante. En los entornos táctiles, al final, lo que haces es apretar y decir ‘lo quiero’. eso hace que la parte de atrás de todo esto sea super complejo. Una frase que me gusta es que nos estamos complicando para hacer las cosas más fáciles. detrás hay una cadena increíble, como nunca la había habido, y esa cadena hoy está integrada es online y es instantánea. Buscas en Google un restaurante para esta noche en Getaria, y él lo que hace es coger todo el conocimiento del planeta, lo mete en sus ordenadores, y estás buscando en todo el conocimiento del planeta.En los romanos, en los australianos, en un tío de Harvard…Y este es el cambio del mundo. Hemos trabajado siemre con recursos escasos, y ahora hay que acostumbrarse, cada vez más, a trabajar con todos los recuros cada vez. Esto hace que esta complejidad enorme del mundo, nos lleve a complicarnos muchísimos para que al final digamos ‘Reservar’.

–¿Receta para la crisis?

–Es una crisis con múltiples caras. La primera obligación de un empresario es pasarla, porque tienes una gran responsabilidad. Esto es importante. La segunda es que en una crisis tan larga y compleja como esta, creo que tienes que dedicar una parte importante de tu tiempo para entender qué pasa y poder tomar decisiones. Uno de los temas que ocurre con las crisis es que tiendes a encerrarte en casa, a defender las murallas desde dentro. Y hay que hacerlo, pero que no se te olvide subir al torreón de vez en cuando para ver cómo evolucionan las cosas. Sería algo así como decir que no te preocupes solo de la batalla, sé consciente de la guerra.


Foto: http://mastersofdesignandinnovation.com/es/noticias/estrategia-innovacion-y-empresa/attachment/1/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s